Solidaridad y esperanza tras la entrega de 3.177 ayudas alimentarias en la comuna Guayabal
22 mayo, 2020
Participación en Sesión Ordinaria del Concejo de Medellín llevada a cabo el 9 de junio de 2020
9 junio, 2020

Y el tango vuela por los corredores del Aeropuerto Olaya Herrera

El tango, esa música que es más un clamor popular para expresar las penas y alegrías del amor, tiene en Medellín, un escenario, una historia propia marcada por el compás de este ritmo arrabalero, por el paso fugaz de quien quizá ha sido su estrella más destacada.

Podemos decir que la pasión por el tango en Medellín nació a partir de la tragedia. El 24 de junio de 1935 Carlos Gardel, el hijo pródigo de este género musical, murió en nuestra ciudad en un accidente aéreo registrado en el Aeropuerto Olaya Herrera.

Este Aeropuerto se convirtió así, en la eterna morada del zorzal criollo y desde allí visitantes nacionales e internacionales se encuentran con su legado marcado en múltiples homenajes hechos al cantautor a lo largo de las instalaciones de esta terminal aérea.

Un hito sin precedentes nos llevó a adoptar el tango como un hijo amado que camina por las calles de la ciudad desde esa época. La muerte inmortaliza, la muerte es una nueva vida, la muerte de Gardel dio a luz al tango en Medellín.

Horacio Arbeláez Quintero, Tanguista, cuenta que la relación del Aeropuerto Olaya Herrera con el tango en Medellín es inminente. “La historia del tango en la ciudad debe empezar en este lugar. Luego de su muerte, la historia de Gardel y su música se perpetuó a través de sus corredores y pasillos, a través de un mito que fue creciendo, de anécdotas que hasta el día de hoy nos traen el recuerdo vivo del cantautor”

Y comenzaría así un culto al tango que hasta el día de hoy persiste. “Serían  los artesanos de Medellín, los que iniciarían los homenajes a Gardel, ellos recogían el dinero para llevar coronas de flores al Aeropuerto como tributo al cantante, de esta manera formarían la memoria del artista en el imaginario colectivo de nuestra gente” cuenta.

Arbeláez Quintero explica que fueron hombres comunes y corrientes, quienes empezarían con un culto a esta música, los que inmortalizarían la historia detrás de Gardel. El Aeropuerto Olaya Herrera sería entonces un lugar de visita obligada para los amantes del Tango, que hasta el día de hoy continúa siendo un referente en la historia de esta música en la ciudad.

Después del Aeropuerto, fue Guayaquil la encargada de continuar con la tradición tanguera. De esta forma los cafés y bares de la ciudad se encargarían de hacer sonar una y otra vez la música argentina, hasta que la misma quedara tatuada en el alma bohemia de los visitantes de estos bares.

La Avenida San Juan se convertiría en la Avenida Corrientes Argentina y en Medellín se crearía un culto y fervor al tango como esa manifestación cultural, capaz de contar historias y hechizar a través de sus instrumentos musicales.

El Tango tiene en nuestra ciudad patios, plazas, casas, avenidas, y hasta un festival que se realiza cada año.

Por su naturaleza bohemia y urbana, el tango se ha hecho popular en las generaciones de jóvenes que renuevan el fervor por esta música argentina que eclipsa corazones y aglomera familias enteras para disfrutar de la melodía y letras de este género.

Que la milonga es alimento espiritual, que el lunfardo es un idioma que adoptó también Medellín y luego se convertiría en el mentado parlache.

“El tango es una manifestación cultural y musical, pero también es literatura popular. Es el producto de las luchas de grupos inmigrantes de marginados y marginales, de una clase media que quiere dar a conocer sus vivencias. El Tango es fuente de conocimientos, de historia, de vida” finaliza Horacio Arbeláez.

Estamos ad portas de que comience un nuevo Festival Internacional del Tango, esta sería su versión número 14 y aunque estamos en un momento atípico de la historia, en donde los eventos y aglomeraciones masivas no son una buena idea, queremos empezar a festejar desde ya el legado del tango en Medellín.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *