Agenda cultural – Drunken
29 septiembre, 2016
Vida sana con aeróbicos
30 septiembre, 2016

Una vida en el aire

Por: Mauricio López Rueda

Sara Toro Franco suma cada mes 60 horas en el aire a su experiencia como auxiliar de vuelo en la empresa Easy Fly. Se graduó en diciembre pasado en la Escuela de Aviación Los Halcones. “Me gusta servirle a la gente, sentirme útil para la sociedad. También hago esto por amor a la aviación”, cuenta Sara, quien vive en Montería, tiene su familia en Medellín y a su novio en Bogotá.  Su novio pilotea helicóptero. Podría decirse, sin temor a equívoco, que esta joven medellinense de 20 años vive en el aire.

“Esto no es fácil, pero uno se acostumbra, sobre todo cuando hace las cosas con amor y al lado de gente que uno quiere. En esta empresa uno no hace amigos sino familia. Considero a mis compañeros como si fueran de mi familia, por eso no me aburro”, dice la joven auxiliar, quien en sus pocos días de experiencia no ha podido salvarse de las situaciones frecuentes en los aviones: niños que lloran, personas con pánico, señoras gruñonas y otras situaciones que hacen parte del cotidiano ejercicio laboral. “A eso no le presto mucha atención. Estoy para calmar a la gente, para hacerla sentir segura y cómoda. Uno debe comprender que para muchos volar no es algo fácil”, señala Sara, quien piensa estudiar idiomas y algún tipo de administración en el futuro. Tampoco descarta volar hacia el exterior, pues estar en el aire, rozando el cielo sobre las nubes y disfrutando de esplendorosos paisajes, le fascina. “El paisaje más bello es el que se ve yendo a Montería, sobre todo cuando se viaja de Medellín a Barranquilla y luego a Montería. Todo es muy hermoso”, explica.

En el Aeropuerto Olaya Herrera laboran cerca de 300 auxiliares de vuelo, todas mujeres jóvenes y activas, como Sara, que sueñan con encontrar un futuro más allá de las nubes y las montañas. Todas son expertas en primeros auxilios y además tienen nervios de acero, pues son capaces de responder ante situaciones extremas como despresurizaciones, ingestión de aves y demás problemas a los que se ven abocados los vuelos en cada jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *