Del Payanca al Olaya en una tarde de milonga
25 noviembre, 2019
Viaje a la ‘Tierra de los Dioses’
25 noviembre, 2019

Una nueva cara para el Olaya

Mauricio López Rueda

 

Hasta el 19 de diciembre se adelantarán obras de renovación en nuestro terminal aéreo, las cuales tendrán un costo de inversión de 1.200 millones de pesos. La gran novedad, una sala VIP para 50 personas. 

Mejoramos en infraestructura para beneficiar la experiencia de los viajeros y de los visitantes que día a día recorren nuestros espacios. Desde el pasado 19 de septiembre comenzaron las obras que están destinadas, además, a generar una mejor calidad de vida de los usuarios. La empresa concesionaria, administradora de nuestros espacios y operaciones, Airplan, ya había hecho unas reformas en 2011, pero desde 2015 se venían planeando otras más.

“El diagnóstico inició en el año 2015, después de haber terminado, en 2011, unas reformas que, como norma obligatoria, se tenían que realizar en el marco del contrato de concesión. Pero también es un diagnóstico que parte de las necesidades de los usuarios, y en esa búsqueda de generar mayores y mejores experiencias a los pasajeros. Por eso surgió la idea de ampliar la zona de espera y de ubicar una sala VIP, porque entendimos que los pasajeros no tenían una oferta variada para hacer más amena la espera”, cuenta Luis Alberto Rodríguez, gerente de Airplan. 

En el primer trimestre de 2016 inauguramos cinco obras del paquete de modernización: Un nuevo terminal ejecutivo construido en un área de 1.200 metros cuadrados, con cinco salas de embarque; una puerta de acceso a hangares donde se hace filtro e inspección al personal aeroportuario y una estructura metálica de dos pisos con 70 celdas para el nuevo edificio de parqueaderos de empleados. También se hizo la repavimentación de la pista y se construyó una torre de control de 31 metros, con mayor radio de observación por parte de los controladores y más cercana a la pista principal.

Las nuevas obras contemplan una sala de espera unificada para concentrar la oferta de servicios, el traslado del filtro de seguridad de pasajeros hacia el extremo sur del terminal, la creación de un pasillo cerrado para el tránsito de pasajeros a la zona central y la reubicación de las filas de acceso hacia el hall central sur, permitiendo mayor circulación al Patio Gardel.

También se ampliarán locales comerciales y, quizás lo más vanguardista, es la sala VIP para 50 personas, a la que se podrá acceder con la tarjeta Priority Pass que entregan las aerolíneas a pasajeros frecuentes, además de quienes deseen pagar el servicio.

Toda la obra de renovación cuesta alrededor de 1.200 millones de pesos, aunque por ser un inmueble de Bien de Interés Cultural, la renovación tuvo que ser aprobada por el Ministerio de Cultura.

El gerente de Airplan tiene claro que las obras causarán incomodidades, pero se está haciendo lo posible para que estas sean mínimas. 

“Por supuesto que hay afectación para los usuarios, porque las obras se hacen en un espacio vivo, pero dejamos para la noche las actividades que generan más ruido y para el día las que no; pero indiscutiblemente, aunque no haya ruido o polvo, alguna incomodidad se debe generar, pero la idea con el contratistas es que estas incomodidades sean tan llevaderas que los pasajeros ni noten que estamos en obras”, señala el funcionario. Las obras de renovación irán hasta el 19 de diciembre y, a partir de allí, nuestros viajeros podrán disfrutar de beneficios a la altura de los mejores aeropuertos de Latinoamérica.  

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *