Festitango, homenaje perenne a la esperanza
19 noviembre, 2019
Del Payanca al Olaya en una tarde de milonga
25 noviembre, 2019

Una fiesta que avivó las emociones

Mauricio López Rueda

 

El Parque Cultural Nocturno congregó a una diversa lista de artistas que, en el marco de la Feria de las Flores, brindaron un inolvidable espectáculo de disfrute ciudadano. 

Domingo 4 de agosto

“Noche Afro”: con los grupos musicales Yoruba Andabo (Cuba) – La Pacifican Power (Colombia) – Chalupa Travel (Colombia).

Desde el domingo 4 y hasta el jueves 8 de agosto, la Plaza Gardel celebró una de sus más esperadas fiestas musicales: el Parque Cultural Nocturno, donde una serie de artistas, representantes de todos los géneros y culturas, nos regalaron veladas inolvidables en el marco de la Feria de las Flores 2019.

El telón se abrió el domingo 5 con la Noche Afro, en la que participaron el cantante cubano Yoruba Andabo y las orquestas colombianas Pacifican Power y Chalupa Travel; al día siguiente fue la noche de Son y Bolero, con importantes interpretaciones de Mayito Rivera, de Cuba, y un homenaje a Joan Manuel Serrat con la Orquesta Filarmónica de Medellín y los cantantes Pala, Alejo García, Mónica Zuluaga y Hernán López – Nussa.

El martes 6, en la Noche de música alternativa, se presentaron los grupos locales La Toma, Crew Peligrosos, De Bruces a Mí y los estadounidenses Blair Big Band.

 

En la Noche colombiana, el miércoles, la fiesta corrió por parte de Jorge Celedón, C4 Trío con Betsayda Machado y Machimbre, grupo compuesto por artistas de Medellín y Quibdó. 

El cierre fue emocionante. La Noche Tropical tuvo como artista principal a Andy Montañez, el romántico de Puerto Rico, quien además de tocar sus grandes éxitos, conmovió al público con un homenaje a su hijo, Andy Jr, quien había fallecido días antes del concierto. Además de Montañez, también se presentaron Chelito de Castro y los All Stars de Colombia, y el maravilloso Combo de las Estrellas.

El cartel del evento fue totalmente ecléctico y diverso, con figuras rutilantes como Mayito Rivera, la eterna voz de Los Van Van de Cuba, una de las bandas del género salsa más importante de todos los tiempos. El ‘Poeta de la Rumba’, como es conocido, nació en Pinar del Río en 1966, y desde los 10 años de edad está vinculado a la música. 

Antes de los Van Van tocó con Albita Rodríguez y fue bajista del Grupo Moncada, iniciándose en la Nueva Trova Cubana. A Mayito lo descubrió Juan Formell, el director de Los Van Van, y desde entonces lo unió a la banda como vocalista. 

Mayito ha sido dos veces ganador del Grammy y es considerado como una de las voces más representativas de los ritmos antillanos. Abandonó a Los Van Van en 2011, pero desde mucho antes venía grabando en solitario con el sello Timba. 

Mayito se dedica a viajar por todo el mundo contagiando con su ritmo a personas de todas las procedencias y edades, y desde 2012 está unido a los Soneros de Verdad, una orquesta con mucho éxito en América. 

Otro de los asistentes al Parque Cultural Nocturno fue Darío Chelito de Castro, un polifacético barranquillero capaz de sacarle sones al acordeón, al piano y a la guitarra. Además canta y compone, y es arreglista y productor musical de varios conjuntos vallenatos y de orquestas como la de Joe Arroyo, Juan Carlos Coronel y Checo Acosta.

Chelito, quien en la Plaza Gardel tocó sones y cumbias, también ha grabado con artistas románticos como Julio Iglesias, José Luis Rodríguez y Ana Gabriel, demostrando que su talento es universal, y que la música no tiene géneros autoritarios. 

Para finalizar, uno de los eventos más emotivos fue el de Joan Manuel Serrat y el homenaje fantástico que le rindió la Orquesta Filarmónica de Medellín. ‘El Superviviente’, de 75 años, había dejado antojados a los medellinenses después de su concierto en marzo, en la UdeM, y por eso los asistentes al Parque Cultural Nocturno sintieron ese mariposeo en el estómago cuando la orquesta empezó a tocar sensacionales canciones como Mediterráneo,  Aquellas pequeñas cosas, La mujer que yo quiero, Pueblo blanco, Tío Alberto, Lucía, Vagabundear, Cantares, Para la libertad y De vez en cuando la vida.

Y así, con sonidos de todos los tiempos, colores y fronteras, se selló una fiesta de la música que año a año se convierte en un evento entrañable para Medellín. 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *