Un viaje sin turbulencias
18 diciembre, 2019
Con temple de acero
18 diciembre, 2019

Una colección con altura

Mauricio López Rueda

 

Colombia es un país de coleccionistas, y de todo tipo. Existen desde quienes llenan álbumes de fútbol o de historia natural, hasta quienes acumulan decenas de latas de cerveza de todo el mundo. Incluso hay otros que llenan sus estantes de muñecas o de porcelanas. 

Pero los que más abundan son aquellos que coleccionan monedas y billetes de todas partes del mundo y de todas las épocas, y los que tienen fascinación por la filatelia o el arte de coleccionar estampillas.

Una de las colecciones filatélicas más importantes de Colombia es la del Centro Cultural del Banco de la República, que consta de más de 470 mil piezas de 230 territorios del mundo, y que recrean diferentes momentos y personajes de la historia de la humanidad.

Parte de esa colección, confeccionada gracias a compras y donaciones, está dedicada a la aeronavegación, y por eso, con el apoyo del Aeropuerto Olaya Herrera y la empresa concesionaria Airplan, dicha colección está siendo expuesta por estos días en nuestra entrada principal.

“En Colombia, el sueño de volar se cumplió en 1912 y desde entonces las estampillas han sido testigo de los avances de la navegación aérea y hoy revelan cómo la llegada de la aviación transformó el sistema de correspondencia nacional, contribuyendo significativamente al desarrollo del país”, comenta Daniela Alejandra López Osorio, comunicadora del Banco de la República sede Medellín.

La colección se ha venido formando desde el 7 de junio de 1977. Y con ella el banco ha podido divulgar e investigar innumerables temas de interés cultural a través de exposiciones, encuentros, talleres, seminarios, publicaciones, entre otros.

En 1859 se emitió por primera vez una serie de estampillas en Colombia. El Banco de la República cuenta con piezas filatélicas emitidas a partir de esta fecha, incluso con algunos elementos que dan cuenta del funcionamiento del sistema de correspondencia postal antes del uso de la estampilla, por lo que su colección ha sido testigo del acontecer político, social y cultural del país, y gracias a coleccionistas como el suizo Hans Kettiger, quien donó su colección al banco, es posible generar análisis histórico, convertir las estampillas en herramientas pedagógicas, de investigación y en movilizadoras de encuentros para el aprendizaje y la participación ciudadana.

Los momentos que recrea y rememora la exposición van desde el primer vuelo relacionado con el transporte aéreo de correo, ocurrido el 18 de junio de 1919, en un vuelo privado entre Barranquilla y Puerto Colombia, para el cual fue sobrecargada una estampilla con la leyenda: “1er Servicio Postal Aéreo 6-18-19”, hasta las fundaciones de la Compañía de Navegación Aérea (CNNA), en Medellín, y de la Sociedad Colombo Alemana de Transportes Aéreos (SCADTA), que luego pasaría a llamarse Avianca. Ambos hechos se produjeron en 1919, en septiembre y en diciembre, respectivamente.

Otros eventos que quedaron registrados en la memoria filatélica son el avión que transportaba el primer correo aéreo en Colombia y que fue piloteado por el estadounidense William Knox Martin, quien iba acompañado del empresario Mario Santodomingo.

La expedición, el 31 de diciembre de 1919, durante la presidencia de Marco Fidel Suárez, de la Ley 126, “por la cual se crea una escuela militar, se dictan medidas sobre aviación y se introduce en el Ejército la Aviación, que constituirá la quinta arma”.  

La llegada, el 11 de diciembre de 1920, del primer avión de SCADTA a Bogotá. Se trató de un vuelo de ensayo.

La llegada, en 1920, de los Hidroaviones Junker F13, gracias a SCADTA, los cuales realizan los primeros vuelos llevando desde la costa Atlántica hasta el interior del país, correos, pasajeros y carga.

El inicio, en 1931, del servicio de correo entre Bogotá y Nueva York.

Los primeros esfuerzos en 1930 de las familias Mejía, Echavarría y Olano para dotar a Medellín con un aeropuerto. En agosto de 1932 se establcee el nombre del aeropuerto con los dos apellidos del entonces presidente de Colombia, Enrique Olaya Herrera.

La inauguración, el 10 de diciembre de 1959, del Aeropuerto Internacional el Dorado en Bogotá.

La maravillosa exposición estará abierta al público hasta el primero de febrero de 2020.

“Para el Banco de la República es de suma importancia llevar la colección filatélica a la ciudadanía a través de alianzas con entidades que promuevan el arte y la cultura en el país. En esta oportunidad, nos enorgullece trabajar de manera conjunta con el Aeropuerto Olaya Herrera en la divulgación del coleccionismo de estampillas como una práctica que se convierte en una herramienta pedagógica y de investigación. Exponer la colección en el Olaya Herrera, significa una valiosa oportunidad para seguir trabajando en promover la filatelia y el uso de la estampilla para aprender y para seguir generando memoria histórica a través de los sellos postales”, señala Daniela.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informamos que durante la Semana Santa, el Establecimiento Público Aeropuerto Olaya Herrera, no prestará servicios de cara a la ciudadanía. Esto porque los servidores que allí laboran, tendrán un descanso compensado.

En su lugar, se prestará servicio, los días 22 y 29 de febrero y 7 de marzo de 8:00 a.m a 4:00 p.m en jornada continua.

Cabe aclarar que estos horarios no interfieren en nada el servicio aéreo que se presta en el Aeropuerto.

Gracias por la atención prestada.