Celebración del día del Adulto Mayor
20 agosto, 2016
¡Volamos con el tango!
25 agosto, 2016

Tardes de tango y milonga


yomy

Mauricio López Rueda

 

El primer y tercer sábado de cada mes, el Aeropuerto Olaya Herrera se colma con el sonido del bandoneón. De 3 de la tarde a 7 de la noche, el tango deja de ser un sonido exclusivo de los coleccionistas y los bailarines profesionales, y se abre al público de todas las edades, gustos y estratos.

 

La Escuela Chelo Tango Estudio es la encargada de organizar el fino espectáculo, al cual acuden decenas de visitantes, quienes bajo el influjo de los acordes de una buena canción de Gardel o Canaro, se dejan arrastrar hasta la pista por espontáneas parejas.

 

““Acá no se trata de que para tomar parte del evento deben saber bailar tango. No, queremos que este arte sea incluyente, sea social, y por eso invitamos a todos los visitantes para que bailen, para que disfruten de esta bella música”, cuenta Yomy Bitar Chalela, una cartagenera radicada en la capital antioqueña, amante del tango y socia de la Escuela Chelo Tango Estudio.

 

Las milongas del Olaya se han convertido en un evento de ciudad que ha logrado incrementar el público tanguero de Medellín. “Traemos alumnos de la escuela para motivar a los visitantes, pero la idea es que la gente tome la iniciativa y salga a bailar”, dice Yomy, campeona mundial junto a Marcelo Mesa, en el Campeonato Mundial de Tango que se llevó a cabo en Medellín en 2014.

 

Marcelo lleva 20 años bailando y 16 en el tango. Ha sido dos veces campeón mundial y cinco veces campeón nacional. Yomy fue primero su alumna y luego su socia. Ahora se la pasan todos los días llevando la cultura del tango a todos los rincones de Medellín, sobre todo el baile de la milonga, una debilidad de Marcelo y Yomy.

 

De modo que dos veces al mes, el arte musical que se germinó en Argentina, Uruguay y Francia, y que tiene en Medellín un centro de culto, se toma los pasillos del Olaya Herrera y hace que los viajeros y visitantes del terminal aéreo descansen durante cuatro horas del estrés de una ciudad cada vez más grande y cosmopolita. 

 

milonga-olaya

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *