Quinientas sonrisas navideñas
18 diciembre, 2016
Boletín de prensa – Diciembre 22 de 2016
22 diciembre, 2016

Más que turismo

Por Mauricio López Rueda

En SASA, Sociedad Aeronáutica Santander, lo que menos se ofrece es turismo. A pesar de que se trata de una empresa de aerotaxismo, eso no significa que el mayor servicio sea de llevar a ricos y famosos a destinos paradisíacos a lo largo de todo Colombia. No, SASA es mucho más que eso.

“Acá más que todo prestamos servicios de apoyo, servicios humanitarios y de búsqueda y rescate. También hacemos servicios empresariales, para altos ejecutivos. El turismo es muy poco la verdad y quien solicite ese tipo de servicio debe contar con el certificado de una empresa, debe representar a una firma importante”, señala Holman Artunduaga, funcionario de la empresa.

Llevan más de 30 años en el mercado, de los cuales 20 han sido en Medellín, en nuestros hangares. Cuentan con una planta de 12 empleados y cuatro helicópteros, entre los que se cuenta un bello Augusta A 119, de matrícula HK 5105, que cuesta alrededor de un millón quinientos mil dólares. Sólo existen ocho en Colombia y uno lo tenemos en Medellín. Los demás “pájaros” son marca Bell.

sasa2

“En promedio hacemos dos o tres vuelos diarios, pero cuando nos necesitan ahí estamos para colaborar”, señala Ricardo Ortiz, gerente.

Y es que los helicópteros de SASA han estado presentes en rescates, liberaciones de secuestrados e incendios forestales. También prestan servicios para revisar conexiones eléctricas o para ubicación de antenas satelitales. Sin embargo, de vez en cuando se dan gusticos como, por ejemplo, transportar a todo el equipo del Desafío, prestigioso programa de Caracol Televisión. Además, muchos de los grandes empresarios antioqueños se han paseado en sus Bell y en el Augusta. Por así decirlo, volar con SASA es ponerse a la par de los más importantes “yuppies” de Colombia.

En todo caso, adquirir los servicios de esta empresa de aerotaxismo no está al alcance de todo el mundo. La hora de vuelo oscila entre 3,5 millones y 7.5 millones de pesos. Pero muchos de los vuelos que hace SASA están motivados por la humanidad, por el deseo de ayudar a los demás, por eso los empleados consideran que la empresa, más que de aerotaxismo, es de humanitarismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *