Boletín de prensa – Abril 24 de 2016
24 abril, 2016
Vuelos que unen familias
8 mayo, 2016

Gonzalo Mejía, soñador de alto vuelo

Gonzalo Mejia

En la historia del Aeropuerto Olaya Herrera, Gonzalo Mejía juega un papel fundamental. Hombre de negocios con gran capacidad de concretar proyectos y sin miedo a tomar riesgos, fue pionero del cine y el servicio aéreo en Colombia. Fundó la Compañía Cinematográfica Antioqueña, la Filmadora de Medellín, produjo la película ‘Bajo el cielo antioqueño’, fundó Cine Colombia y construyó el Edificio Junín, entre otros emprendimientos de vanguardia para la época, primeras décadas del siglo pasado.

 

En 1925 se estrenó la película “Bajo el cielo antioqueño”, escrita y producida por Gonzalo Mejía quien además interpretó el papel del papá de la protagonista. Por esos años, los aviones empezaban a surcar los cielos antioqueños y Gonzalo Mejía encontró otra aventura para embarcarse: tras haberse interesado en Europa por las nuevas tecnologías, en especial la aviación, vio potencial en las rutas aéreas que pudieran atravesar la selva partiendo desde Medellín para llegar a Urabá. La idea de contar con un aeropuerto en Medellín, iniciativa de la Sociedad de Mejoras Públicas, se materializó gracias a la gestión de Gonzalo Mejía, quien en asocio con SCADTA (aerolínea pionera y semilla de Avianca) e inversionistas extranjeros puso en funcionamiento a la UMCA, Urabá Medellín and Central Airways, y lideró la construcción de una pista para los aviones. Esa pista, sin pavimentar y con aproximadamente un kilómetro de longitud, se estableció en la zona de Guayabal y fue conocida como “Las Playas”. La mayoría de los vuelos conectaban a Medellín con Bogotá y Barranquilla.

 

Por esa pasión empresarial dividida entre la aviación y el cine, muchos han comparado a Gonzalo Mejía con Howard Hughes, el magnate norteamericano que Leonardo Di Caprio encarnó en la película El Aviador. Y aunque Mejía no fue piloto, sus obras tomaron vuelo para el beneficio de Medellín y sus habitantes, en una historia que ajusta más de ochenta años, construida con bienvenidas y despedidas, con emociones que viajan, que van y vuelven en el Aeropuerto Olaya Herrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *