Medejazz 2018 – 13 y 14 de septiembre.
17 septiembre, 2018
El Club Juvenil en la Fiesta del Libro 2018
20 septiembre, 2018

Coleccionista de alegrías

Por Mauricio López Rueda

 

Roger Grandy nació en Lima, Perú, hace 53 años. Colecciona discos de salsa desde que tiene memoria, y esa afición no ha menguado pese a ser un hombre casado, con dos hijos y con profesión de contador.

Su amor por la salsa comenzó en la casa de sus padres. Escuchaba los ritmos antillanos todo el día, e incluso prefería quedarse en casa, deleitando sus oídos con los sonidos de Rubén Blades, el Trío la Rosa y Tito Rodríguez, que salir a la calle como los demás niños, a patear una pelota de fútbol.

“Crecí escuchando toda la música que pasaban las radios en esa época: música cubana tradicional como Los Compadres, Trío La Rosa, Trío Matamoros, etcétera; también escuchaba boleros, tangos, pasodobles y, por extensión, también escuchaba salsa. En esa época también se compraban los discos de 45 revoluciones por minuto para las fiestas familiares. De esa época recuerdo haber escuchado toda la música de Oscar D’ León, Héctor Lavoe y Willie Colón. Luego comencé a comprar mis propios discos. El primero que compré fue Pancho Malandro, del timbalero peruano Aníbal López, y luego compré el Tomatero de Kim de los Santos”, cuenta.

Durante la década de los ochenta hubo un boom salsero en Perú, y sobre todo en Lima. La televisión y la radio se obsesionaron con el ‘Sonido de las Palmeras’ y comenzaron a aparecer clubes y bares de salsa por toda la ciudad. También se crearon orquestas, conversatorios, exposiciones y demás.

“En la radio surgieron varios programas de salsa emitidos a través de la amplitud modulada (AM) y la frecuencia modulada (FM). Recuerdo que en el AM estaba “Ritmos del Caribe” con mis amigos Máx Sánchez y el fallecido Teobaldo “Chony” Garrido, donde podías escuchar al Cuarteto Marcano, la Sonora Matancera o la música del sello Fania, todo en una transmisión de dos horas. En la FM mi mente trae en automático a “Maestra Vida” con Luis Delgado Aparicio-Porta, “Salsa Picante” con Roy Rivasplata y “Sonido Latino” con Hugo Abele, ambos ya fallecidos. En estos programas podías escuchar las producciones recién salidas en Nueva York y Puerto Rico con un atraso de un mes únicamente. Con Hugo Abele tuvimos la oportunidad de escuchar audios con presentaciones en vivo de todos nuestros héroes musicales en las diferentes tarimas en la Gran Manzana: Red Parrot, Corso Latin Show, y así”, narra Roger, quien por tercera ocasión asistió a Medejazz, en los conciertos gratuitos que albergamos en nuestra Plaza Gardel.

“Hablando de las presentaciones en vivo, en esa época, en Lima, había una feria anual, la Feria del Hogar, en la que se presentaron artistas de la talla de Oscar D’ León (1983 y 1985), Héctor Lavoe (1986), Celia Cruz junto a Tito Puente (1987), Celia Cruz y Cheo Feliciano, con la orquesta del peruano Aníbal López, y Rubén Blades con Seis del Solar (1984); El Gran Combo (1988), Andy Montañez y Roberto Blades (1985), Sonora Ponceña (1991), Johhy & Ray (1989), y la que más me marcó, la presentación de Eddie Palmieri (1990)”, cuenta con alegría.

Fueron años felices para Roger, quien desde entonces comenzó a acumular discos, revistas, libros, camisetas y demás objetos relacionados con la salsa. Hoy día no sabe cuántas cosas tiene, pues no las cuenta, pero asegura tener más de 600 vinilos, unas cincuenta grabaciones en vivo y más de cincuenta libros, entre otras cosas.

Roger ha conocido frente a frente a músicos de la talla de Ray Barreto y Eddie Palmieri. Se quedó con las ganas de ver y conocer a Héctor Lavoe. Este peculiar coleccionista peruano es uno de los muchos extranjeros que, a causa de Medejazz, visitaron Medellín para intercambiar objetos y experiencias, pero sobre todo, para hacer nuevos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *